miércoles, 16 de mayo de 2018

SOLO ES UN INSTANTE - del libro de microrrelatos LUNA DE PERIGEO




Solo es un instante



En este momento, lo mejor  que puede hacer es rezar. Sé por experiencia que todos, aunque sean agnósticos, acaban haciéndolo cuando escuchan el chasquido del cargador cerca de su oído. Un sonido hermoso, por cierto, tan limpio. Todos imploran que acabe con rapidez. Yo les digo que solo hago mi trabajo, que no soy dios.
Rezan mientras repasan su vida. Hay recuerdos que remueven las entrañas y los sentimientos y les hacen llorar de desesperación. Debe de ser triste saber que no tienes futuro, que ya eres solo pasado. Le aconsejo que ahogue su rabia en la oración. Será mucho más fácil. Si quiere yo inicio el rezo. Le juro que es cuestión de un instante. Quizás prefiera que le tape los ojos.



(imagen tomada de Internet)

miércoles, 18 de abril de 2018

EL SECRETO DE DON AMBROSIO - del libro de microrrelatos LUNA DE PERIGEO









El secreto de don Ambrosio

                                                                A la generación Bibliocafé

Apareció en silencio, como si flotara sobre el suelo de piedrecillas del cementerio. Vestía un traje de chaqueta negro sobre una blusa blanca de la que apenas se veía la gorguera de puntilla que envolvía su cuello.
Se situó al final del círculo que rodeaba la tumba de don Ambrosio, el prócer de la aldea. Y comenzaron los cuchicheos mientras el párroco seguía con su interminable letanía de alabanzas. Y siguieron las conjeturas. Y las elucubraciones. Y las miradas, y los cuchicheos: esa barbilla es de doña Paca, la abuela del Ambrosio.
La nariz, pétrea, que sobresale de un cutis delicado. No, no, dice otra, el rasgo de los ojos, fíjate bien es igual que aquella medio hermana de él, la que tuvo el padre con aquella cantante de cabaret.
Tiene la mujer un tono seductor en su porte que a alguien le hace recordar a aquella mucama que trajo él desde Cuba. Y el escándalo que supuso.
Y ella, silente, etérea, abre el círculo y se acerca a la tumba. Se ve rodeada de desconocidos que no dejan de observarla, de juzgarla. Los hombres se aproximan a ella. Le dan el pésame. Aspiran el aroma perturbador. Ella se deja querer. Sonríe.
Se enjuga una lagrimilla díscola que rueda por su mejilla. Traga saliva y la nuez de Adán sobresale por la gorguera. Lee el epitafio: “Aquí yace un hombre sin contradicciones, temeroso de Dios”.
Aún después de quedar el cementerio vacío, se siguen escuchando sus carcajadas.





martes, 27 de febrero de 2018

LA NEVERA DE SOR ASUNCIÓN - Del libro de microrrelatos LUNA DE PERIGEO




La nevera de Sor Asunción
               
                                                                                                                                       A Rosario Raro

Es un bendito. Ni la propia madre lo ha escuchado llorar desde que lo parió. Mañana le daremos el alta. Ella saldrá por una puerta y los Pérez-Anglada entrarán por la otra. Rezaré  para que un día llegue a ser médico, militar o arzobispo. A la madre le hemos dicho lo de siempre, la letanía de los angelitos.  Algunas descreídas solo se tranquilizan cuando sienten el helor entre sus brazos.


(Imagen tomada de Internet)

miércoles, 14 de febrero de 2018

LUCES Y SOMBRAS DE LA MEMORIA - DIA DE LA RADIO











Franco, que era un señor con bigote que tenía un doble en mi calle, aunque él no lo sabía porque cuando venía a Valencia no se mezclaba con los pobres por si acaso le contagiaban alguna penalidad o un retortijón de hambre, siempre hablaba por la radio. Lo escuchábamos en la Telefunken que tenía luces intermitentes de colores y botones redondos.

Pero de todo eso, de lo del doble de mi calle, de escuchar la radio y de que teníamos goteras en casa, nunca se enteró porque mi padre y él no eran amigos. Cuando tuvimos televisión Franco llevaba el mismo bigotillo que en las fotografías, aunque tan ralo que parecía un batallón de hormigas viejas. Pero seguía yendo bajo palio, construyendo casas mal hechas para los pobres o firmando sentencias de muerte. Y salía en el NO-DO junto a la señora sarmentosa que lucía collares que le estrangulaban los sentimientos.

Por las mañanas el sol, la música clásica y la voz canora de mi madre llenaban los resquicios de las paredes, las costuras de su delantal o las hojas de los libros de cuentas de mi padre. Y, por unas horas, olvidábamos que Franco seguía inaugurando pantanos.


Relato presentado al concurso de ENTC


(Imagen tomada de internet)


sábado, 25 de noviembre de 2017

DUELO INFINITO del libro de microrrelatos LUNA DE PERIGEO



DUELO INFINITO

Sentados a una mesa, cuatro figuras envueltas en el humo de los cigarrillos juegan al póker. Modesto, acodado detrás de la barra, los observa. De vez en cuando agarra el vaso y se echa un trago de cazalla que cae en su estómago como un arponazo. Los cuatro hombres se cubren la cabeza con sombreros de fieltro. Sobre la mesa, el barniz de las culatas de sus semiautomáticas produce sutiles destellos.

Modesto mira el reloj de la pared. Bosteza. Faltan cinco minutos para las doce. Saca un paquetito con las uvas y se prepara para el consabido ritual. En ese momento, uno de los hombres se retira el sombrero hacia atrás, extiende la mano sobre la mesa y muestra las cartas. Los otros, pistola en mano, se ponen en pie. Modesto se toma las uvas al compás de los disparos que ahogan el sonido de las campanadas. En el eco de la última, el humo y las figuras se desvanecen en el silencio. Modesto suspira. Se acerca a la mesa. La limpia y la arrincona hasta el treinta y uno de diciembre siguiente, que comenzará de nuevo el infernal duelo infinito.

(imagen tomada de internet)

viernes, 10 de noviembre de 2017

TRILLIZAS - Para los viernes creativos de Ana Vidal



Os odio. Nací la primera de las tres. Vosotras dos, unidas por las manos, no superasteis el contacto con el mundo. Ya hice lo posible para conseguirlo. Sin embargo, vuestro espíritu crece al mismo tiempo que mi cuerpo. Siempre juntas, cuchicheando. Os veo por todas partes. Dos sombras permanentes en el recuerdo, sin poder acabar con vosotras. Tristes, llorosas. Como vírgenes dolientes. Y feas, muy feas. Sé que me veis, que me perseguís, que me envidiáis, que me ignoráis, como un castigo. No sabéis cuánto os odio.

martes, 31 de octubre de 2017

MANIFESTACIONES






Como cada día, siguiendo la tradición familiar, papá se manifiesta siempre a las seis de la tarde.

Cuando el abuelo murió, dicen que harto del carácter de la abuela, papá tomó el relevo. Lo suyo fue un accidente tonto.
Hasta el siguiente óbito familiar, deberá seguir apareciéndose en casa. Cuando viene le preparamos su mecedora para que descanse un rato. Ve la tele mientras merendamos, nos recuerda que hemos de terminar los deberes, mamá le repasa un poco el traje y luego, a eso de las nueve, se marcha.

Pero ayer, por error, no sé en qué estaría pensando, se apareció en casa de la abuela delante de sus amigas. Y ella, que tiene ese espantoso genio, lo puso verde. El pobre lo pasó fatal.  A punto estuvo de romper con la dichosa tradición y no volver a manifestarse.

Nosotros, aunque lo echamos mucho de menos como persona humana, rezamos mucho por la salud de la abuela.


SOLO ES UN INSTANTE - del libro de microrrelatos LUNA DE PERIGEO

Solo es un instante En este momento, lo mejor   que puede hacer es rezar. Sé por experiencia que todos, aunque sean agnóstic...