LAS OPERAS PERDIDAS DE FRANCESCA SCOTTO - PORTADA. RESEÑAS. PRESENTACIONES







Fani Fernández ha compartido un evento.
Elena Casero Viana ha construido una novela inteligente, diáfana, armoniosa, fiel a su persona. En ella, nos ofrece una historia en torno a una partitura, una de las primeras óperas, de gran valor, en donde la intriga se desenvuelve atrapándote con sutilidad pero sin florituras, envuelta de una pasión por la música tal y mostrándonos tantos registros humanos, tan precisa en su mecanismo, que es casi sinfónica.
Será un placer acompañarla junto a su editor, Mariano Zurdo, el sábado 17 en la Librería Ramon Llull de Valencia. "Las óperas perdidas de Francesca Scotto", su nueva novela, en Talentura.

.....................................................

Llenazo absoluto en la presentación del libro "Las óperas perdidas de Francesca Scotto", de Elena Casero. Probablemente su obra más ambiciosa. Una intriga con base histórica sobre el manuscrito de una ópera inédita del siglo XVII y que pone encima de la mesa la situación de las mujeres en el mundo de la música. ¿Cuántas compositoras conocemos? Buena pregunta. Fue una tarde memorable llena de buenos amigos.


Ayer presentó en la #libreriaRamonLlull Elena Casero Viana su séptimo libro, "Las óperas perdidas de Francesca Scotto". Una novela que combina la música y las letras, sus dos pasiones.
La presentación corrió a cargo de su editor Mariano Zurdo (Talentura) y la periodista Fani Fernández.
Fani hizo una excelente presentación con ese tono de voz pausado y armonioso que la caracteriza y su estilo moderado y profesional.
Y nos habló de la novela y de su interpretación.
En palabras de Fani, "Las operas perdidas de Francesca Scotto" nos habla de la desacralización y reivindicación de la música clásica. Es una prosa que combina la exquisitez y la sobriedad. Es comedida, escrita desde el profundo respeto al lector, de estilo diáfano y con el ritmo y la cadencia necesarias para animarlo a adentrarse en la trama en torno a una partitura"
La autora, que inauguró la presentación tocando tres piezas musicales de oboe junto a su profesor, se la veía abrumada y feliz por el llenazo de la libreria. Habló poco pero bueno, como es característico en ella. Reivindicó el papel relegado de la mujer en la música clásica, nos contó que huye de sensiblerias cuando escribe y que le gusta la intriga en las novelas. Se percató con sorna que siempre hay un muerto en ellas y concluyó hablando de su madre, la persona que le inculcó el amor a la música.
A modo de resumen, diré que estoy acostumbrada a ir a muchas presentaciones, por eso, enseguida distingo aquellas en las que se respira mucho amor del bueno. Ayer fue una de ellas. Felicidades Elena por haber conseguido tanta gente que te quiera... Eso no suele ser casual. Ah y por tu novela!!!

...

Reseña de Miguel Sanfeliu. Blog Cierta distancia

http://ciertadistancia.blogspot.com/2019/01/elena-casero-las-operas-perdidas-de.html



Elena Casero lleva la música de serie, como le gusta decir, forma parte de su ADN. Su otra gran pasión, por supuesto, es la literatura. Las óperas perdidas de Francesca Scotto es su séptimo libro publicado, después de Discordancias (relatos), Luna de perigeo (microrrelatos), Tango sin memoriaDemasiado tarde,Tribulaciones de un sicario y Donde nunca pasa nada (novelas). Y en este libro combina sus dos pasiones componiendo una trama compleja que se desarrolla en el interesante mundo de la ópera.
La historia comienza cuando el director de orquesta Ricardo Rothernfeld, que al parecer ha encontrado el manuscrito perdido de una ópera del siglo XVII, firmada por Andrea Montecalvo, aparece muerto en su despacho por un ataque al corazón. Esto iniciará una investigación por parte de su secretario personal, Alberto Nebot. Patricia, el ama de llaves de Ricardo; Anna, la mujer de Alberto; el crítico Ferran Andreu; el librero Derrian Travis y Karolina, la desaparecida pareja de Ricardo, serán los personajes que poco a poco recompondrán un rompecabezas muy bien urdido en el que las piezas irán encajando progresivamente.
Una intriga protagonizada por unos personajes decididos a resolver el misterio de la autenticidad de esa ópera perdida, compuesta por una mujer. Durante el recorrido, la novela nos muestra subtramas que nos transportan a la Argentina posterior al golpe de estado de 1976, o al siglo XVII, informando al lector, de paso, de interesantes aspectos relacionados con el mundo de la música, no en vano el personaje de Francesca Scotto está basado en la compositora Francesca Caccini, según ha confesado la autora en alguna entrevista.
El estilo de Elena Casero es rápido, sin excesivas divagaciones, y recurre a menudo al recurso del diálogo para informar al lector de aquello que le interesa saber para seguir el hilo de la historia. Incluye, además, una lista de enlaces a composiciones musicales que recomienda para acompañar la lectura, así como un completo glosario de la gente que interviene en el montaje de una ópera.
Novela inteligentemente urdida que engancha, por lo que es bueno advertir que si alguien se decide a empezar su lectura por la noche es posible que amanezca sin haber podido interrumpirla.
...........................................


Elena Casero (Valencia, 1954) es una escritora prolífica, autora de novelas como Tango sin memoria (1996) yDonde nunca pasa nada (2014), y libros de relatos cortos y microrrelatos comoDiscordancias (2012) y Luna de Perigeo(2016), en los que brilla con luz propia. En esta ocasión nos ofrece una novela larga sobre la maldad que genera el rencor. A su lado, la venganza y la crueldad emergen como instrumentos esenciales al servicio de la misma. El tema obliga a profundizar en los aspectos psicológicos de los personajes, pues el rencor profundo no es un sentimiento espontáneo sino que viene provocado por alguna injusticia o humillación en el pasado que ha abierto una herida en el interior de las personas.
El desarrollo argumental de esta idea sitúa la trama en el mundo de la ópera. Con músicos, directores de orquesta, críticos, estudiosos musicales, coleccionistas de partituras antiguas y otros intelectuales afines, teje la autora una intriga que se desarrolla en el mundo contemporáneo pero tiene sus raíces en la Italia del siglo XVII, en el que vivió Fracesca Scotto, autora de la ópera L’amore del cavaliere, y algunas otras, pero su condición de mujer, como en tantas ocasiones, favoreció su olvido por la Historia.
Ricardo, argentino de nacimiento, con un pasado que intenta borrar, prestigioso y arrogante director de orquesta, compra a un librero de viejo una partitura de la ópera mencionada sin tener la seguridad de su autenticidad. La existencia de ese documento, valiosísimo de ser el original, pondrá en marcha una reacción sorprendente en Karolina, violinista y compañera de vida que, a su vez, provocará la repentina muerte de Ricardo.  Sus más allegados, Alberto, su asistente personal, Patricia, su ama de llaves, Fernando, crítico musical, y George propietario inicial de la partitura, se unirán para investigar los hechos, descubrir la verdad y desvelar el misterio.
Una novela que sólo puede haberla escrito una persona con conocimientos musicales, que ame y conozca esos ambientes. Elena Casero cumple esta condición, me consta que ha estudiado música y toca la flauta en la banda de su pueblo. Resulta interesante e instructivo el descubrimiento para el lector de este mundo deslumbrante con entresijos capaces de acoger la tragedia y las pasiones.
Elena Casero
Los personajes están diseñados con inteligencia. El que más interés me ha despertado es el de Patricia, también de procedencia argentina que ha vivido la terrible época de las dictaduras militares, alejada de estereotipos y con fuerza, con la pizca de ironía necesaria y bastante generosidad. Karolina constituye el personaje ausente que desde la distancia está moviendo a todos, la mujer fatal que no perdona y se condena a la soledad.
Las óperas perdidas de Francesca Scotto no es una novela negra propiamente dicha, pero toma algunos de sus elementos, como la turbiedad del texto. El lector ni siquiera está seguro de encontrarse ante un crimen aunque haya un muerto que reclame justicia. La autora juega con la elipsis y la confusión, deja al lector de imagine escenas y posterga explicaciones para alimentar el enigma que alimenta la curiosidad. La primera parte se sucede con un ritmo lento, como si el texto quedara suspendido en el aire mientras toma impulso, lo que consigue plenamente en la segunda.
Una novela amena y de interés creciente. Léanla.

María García-Lliberós




 Elena Casero Viana ha escrito "Las óperas perdidas de Francesca Scotto", una novela de intriga a la manera más clásica, donde también da cabida a otra de sus grandes pasiones: la música. (Comparto con Elena un enorme interés por ambas disciplinas, la literatura y la música, aunque ella me supere ampliamente en talento y conocimiento en ambas). La aparición de una ópera extraviada de una compositora del siglo XVIII da pie a un argumento lleno de humillaciones, odios, venganzas y lealtades, en el que tiene también cabida un amplio muestrario de sentimientos humanos. Aunque la trama alcanza por momentos un ritmo trepidante, la escritura de Elena Casero es sin embargo pausada, matizada y elegante, de manera que el lector, lejos de sentirse embriagado por los acontecimientos, puede disfrutar sin dificultades de las diversas peripecias de los protagonistas.
De Carlos Manzano

No hay comentarios:

Publicar un comentario